Un juego de lo más adictivo

Si algo tengo claro es que los minijuegos realizados en flahs son mucho más adictivos que las grandes superproducciones elaboradas por empresas para las consolas de última generación. Una prueba de esto es este juego que nos tendrá enganchados y entrentenidos durante los 48 niveles de los que dispone.

El juego consiste en hacer llegar a los dos personajes a sus casas a través de unos laberintos. Lo dificil conseguir que los dos lleguen al mismo tiempo y es el requisito imprescindible para pasar al siguiente nivel.